Pedir ayuda, es necesario

¡Holi, holi a todos los que están por aquí! 😉 ¿Qué tal ha ido la semana para todos? Espero que todo este con bien 😉 Ha llegado el día dopaminico de la semana 😀

¿Alguna vez te ha costado pedir ayuda? O ¿Te cuesta pedir ayuda? Les confieso que personalmente me ha costado pedir ayuda, siempre he gustado resolver los problemas por mí misma, sin necesidad de que los demás se vean comprometidos; “Es mi rollo, es mi problema, es parte de mi vida y tengo que superarlo y resolverlo”, solía pensar. Quizás porque tuve una formación de desarrollarme independiente y autosuficiente. Al paso del tiempo, fui volviéndome adulta pensando que era una especie de “SUPERWOMAN”, que todo lo podía lograr, solita, caso que ha sido fatal para mi desgaste energético, y así tenía tergiversada la idea de “ayuda”. Pero felizmente vi la luz un día (en terapia) y poco a poco me he vuelto accesible a recibir  ayuda. Al comienzo me sentía rara :/ pero pasito a pasito (suave suavecito) he abierto mi mente y corazón para recibirla. Así que este post es para contarte desde mi perspectiva ¿Por qué es importante pedir ayuda?

Resultado de imagen para pedir ayuda

San Agustín dijo: “Si necesitas una mano, recuerda que yo tengo dos”. Es una frase preciosa, que es el principio del altruismo. El hecho de contar con la colaboración de los que nos rodean es uno de los mayores beneficios de los que el ser humano disfruta al pertenecer a un grupo, y así lo confirman los estudios sobre el valor del apoyo social sobre nuestra salud mental y física. Según diferentes estudios, el correcto apoyo social percibido, bien sea a nivel económico, emocional, afectivo, etcétera, es uno de los principales amortiguadores de las emociones con carga afectiva negativa, como la ansiedad, el enfado o la tristeza, además de contribuir a mejorar nuestro estado de salud en general favoreciendo, por ejemplo, una mayor adherencia a las pautas médicas, o animando a seguir un estilo de vida saludable.

Imagen relacionada

¿POR QUÉ CUESTA PEDIR AYUDA?

Para muchas personas pedir ayuda resulta toda una odisea, manteniendo diversas creencias erróneas sobre lo que significa pedir ayuda. En el mundo competitivo en el que nos movemos actualmente, es común pensar que si pedimos ayuda nos estamos condenando a tener que devolver el favor, con la creencia de que todo lo que hacemos se hace esperando obtener algo a cambio.

Resultado de imagen para pedir ayuda

En primer lugar hagámonos la siguiente pregunta: ¿Cuándo ayudamos a alguien esperamos obtener algo a cambio? Por lo general, lo que esperamos de las demás personas es un reflejo de nosotros mismos. Lo cual significa que para modificar nuestras creencias con respecto a las demás personas, primero tendríamos que centrarnos en nuestro auto concepto.

Existen diferentes razones que explican la dificultad de pedir ayuda, aunque la mayoría de ellas pueden clasificarse en dos grandes grupos o perfiles de personas que no piden ayuda a los demás: aquellos que tienen miedo a la respuesta de los otros y aquellos que, si bien no tienen miedo a las reacciones ajenas ante sus solicitudes, lo cierto es que no saben cómo hacerlo. Lógicamente, también hay casos más graves, en los que concurren ambos factores.

Imagen relacionada

Respecto a los primeros, los que temen la reacción del otro, suelen ser personas con una elevada ansiedad de evaluación, que se define como el temor a las consecuencias derivadas de su actuación. Y es que aunque a todos debería preocuparnos en cierta medida lo que los otros piensan de nosotros, a las personas con elevados niveles de ansiedad de evaluación les afecta en exceso. Temen, por ejemplo, que al pedir ayuda los otros piensen que son unos aprovechados, que les consideren más vulnerables de lo que son, o a las consecuencias emocionales que podrían tener para ellos un simple “no”.

Generalmente, estas personas se sacrifican haciendo muchos esfuerzos antes de pedir ayuda a los demás, perdiendo recursos y competencias en el camino. Suelen justificar su actuación con un “todo por no molestar”, o “que va a pensar si le pido…”. En otros casos, adoptan su actitud desde un polo extremo en el que se muestran arrogantes, soberbios, creyéndose capaces de poder con todo, no mostrando sus debilidades. Sin embargo, en ambos casos, es frecuente que sus niveles de autoestima sean bajos y les cueste poner límites a los demás.

Imagen relacionada

En este caso, enlazamos con el segundo grupo de causas que conducen a la persona a no pedir ayuda, el hecho de no saber cómo hacerlo. Pedir ayuda o delegar tareas, son dos de las conductas más significativas que definen a la persona asertiva (aquella que muestra su punto de vista o necesidades respetando las del otro). La asertividad, es una habilidad social que se aprende (no nacemos con ella) y es frecuente que las personas que no saben pedir ayuda también sean personas poco asertivas en otros ámbitos.

Y es que pedir ayuda implica saber manejar la comunicación no verbal (por ejemplo gestos, tono de voz, cercanía hacia el otro), además de usar un lenguaje verbal claro, específico. La falta de conocimientos acerca de cómo hacerlo o, simplemente, de a quién pedir ayudar, de qué manera y en qué momento, es uno de los grandes obstáculos a la hora de pedir ayuda a los demás.

Resultado de imagen para pedir ayuda

ATREVÀMONOS A PEDIR AYUDA

Muchas personas han tenido malas experiencias en su vida cuando han necesitado ayuda; no han encontrado a personas que en ese momento pudieran ayudarles, o bien han recibido una ayuda que no es la que esperaban y ha habido entonces frustración.

Una educación basada en el interés y la falta de cariño también puede desembocar en la falta de confianza hacia las personas en general. Creyendo que si se pide ayuda, se está en deuda con la otra persona, y hay que hacer una devolución del favor.

Resultado de imagen para pedir ayuda

Haciéndonos conscientes de que estamos bajo todas estas influencias, que son las que nos dificultan el poder pedir ayuda. Estaremos en disposición para dar el paso de valentía que hace falta. Rompiendo con nuestros temores, dejando de alimentar la desconfianza y el aislamiento.

Atrevámonos a pedir ayuda, confiemos en las personas que nos ofrecen su ayuda desinteresadamente. No estamos solos, hay muchas personas a nuestro alrededor dispuestas a ayudarnos cuando lo necesitemos. Tengámoslas en consideración, dándoles la oportunidad de que nos demuestren que realmente están con nosotros.

IMPORTANCIA DE PEDIR AYUDA

Pedir ayuda es un signo de amor hacia nosotros mismos, es un signo de que correspondemos que somos valiosos sin tener que ser perfectos, saberlo todo o hacer sin descanso.

Resultado de imagen para pedir ayuda

Indica una equilibrada autoestima y humildad pedir a otros pues nos expone a que el otro pueda decir que no y se necesita de mucho amor propio para aceptar que eso no cambia nada de quienes somos y de que eso no significa que no lo merecemos sino que el otro en ese momento no está disponible o de acuerdo con  la petición.

Lo más hermoso seria aprender a amarnos de tal manera que no veamos a los otros como competidores sino como compañeros, que juguemos al juego de la vida colaborando con los demás para compartir y disfrutar al máximo de una existencia plena.

Imagen relacionada

Mis #Dopaminicos bellos  😀  Aprender a pedir ayuda cuando se necesita es un acto de humildad y valentía, reconociendo el hecho de que disponemos de herramientas que nos hacen aumentar nuestras posibilidades y acciones, en nuestros objetivos y en nuestras dificultades.

Me despido con un gran abrazo llenito de energía para cada uno de ustedes ❤ Ayudemos y pidamos ayuda cuando sea necesario y justo. Tengamos el corazón y razón abiertos a las energías bellas que el Creador nos brinda  😉 Movámonos siempre con fe y esperanza ❤ 😀 Conmigo será hasta el próximo #ViernesDeDopamina ~cambio y fuera~ 😉 😀  😉 

Resultado de imagen para reiki gif

Fuente

“Pedir ayuda es un acto de valentía” en La mente maravillosa, escrito por Rafa Aragón.

“Aprender a pedir ayuda” en WebConsultas, escrito por Vanesa Fernández López.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s