¿Complejo de inferioridad?

¡Holi, holi a toditos por aquí! 😉 ¿Cómo les ha ido en la semanita? Espero que todo este con bien 😉 Ha llegado el día dopaminico de la semana 😀 (yeeee lanza pica pica) y quiero compartirles este tema que leí en el portal “La mente es maravillosa” 😉

El complejo de inferioridad es una sensación de falta de autoestima y una sensación persistente de no estar a la altura de los demás. Normalmente está ligado a rasgos personales o físicos que se perciben como inferiores a los de los demás.

Resultado de imagen para complejo de inferioridad

A menudo nos comparamos y medimos con los demás, muchas veces necesitamos hacer juicios, necesitamos tener referencias. Sin embargo, esto nos pide ir de las manos y ahí podemos comenzar a sentir un desagradable complejo de inferioridad.

El problema es que estamos inmersos en un exceso de competitividad, la influencia de los medios de comunicación y la falta de información de calidad sobre muchos temas hace que algo que es natural, e incluso positivo, pueda convertirse en algo obsesivo.

Resultado de imagen para complejo de inferioridad

El complejo de inferioridad sólo está en la mente

Y si a ello le sumamos la falta de valores reales que se ven potenciados a nivel social y la relativa facilidad con la que personas con un determinado físico o unas determinadas habilidades pueden alcanzar el éxito, entendido desde el punto de vista del reconocimiento social y la fama, nos encontramos ante una circunstancia en la que los complejos encuentran un excelente campo de cultivo, especialmente para el complejo de inferioridad.

Podemos decir que el complejo de inferioridad se refleja en el pensamiento de las personas que creen que no dan la talla. El hecho de ser menos que otros no es por sí mismo problemático. Ser escritor y no escribir como Borges y saberlo no implica estar acomplejado por ello. Otra cosa es, siguiendo por ejemplo que nuestro escritor se sienta inferior porque crea que no da la talla. Podríamos poner cientos de ejemplos en la misma línea.

Resultado de imagen para complejo de inferioridad

Este complejo de inferioridad es un problema de percepción. No ser tan bueno es el resultado de una comparación poco objetiva y demasiado exigente con uno mismo. Los sentimientos de inferioridad hacen sentir que uno no es tan bueno como los demás sin una razón objetiva que sustente este pensamiento, más bien por sobre generalización. El complejo de inferioridad es un complejo de inferioridad es un sentimiento generalizado de inadecuación e inadaptación basado en juicios no racionales.

Vivimos en un mundo en el que parece que es fácil alcanzar el éxito con talento, y en el que con esfuerzo y dedicación podemos llegar a ser lo que soñemos. Pero llega la hora de la vedad y la cosa no es tan fácil. Hay muchos obstáculos y condicionantes con los que no se cuenta. Además, hay que sumar las presiones, directas e indirectas que parecen ignorar esos obstáculos o, peor aún, que hacen sentirse inútil a la persona que las sufre.

Resultado de imagen para complejo de inferioridad

Consejitos para superar el complejo de inferioridad

Concreta en que te sientes inferior

No hay nada de malo en no ser tan bueno como el mejor. Si lo miras por el lado positivo, al menos tienes una meta, un referente. La cuestión es determinar en qué te sientes inferior para saber por dónde empezar a buscar soluciones y, sobre todo, con quien te comparas realmente, cual es el foco de tu complejo.

Cuando localices el foco, la persona que te hace sentir inferior, seguramente descubras que tú tienes otras virtudes positivas y, si esa persona te hace sentir inferior por algo, podrás buscar la manera de encajar los golpes.

Deja de mirarte en el otro y sé tú mismo

Los complejos de inferioridad prosperan en las personas que quieren ser alguien que no son. Esto no significa que una persona tenga que limitarse a hacer lo que puede en un momento determinado. Al contrario, es posible conseguir ser mucho mejor si uno se centra en si mismo que en tratar de ser otro.

Imagen relacionada

Atrévete a ser diferente

Las reglas impuestas socialmente pueden ser muy restrictivas, aunque no lo parezca. Así, cuando no se siguen esas normas es fácil pensar que no se está a la altura de las circunstancias. No hacer lo que hace todo el mundo, no ser como se espera que debes ser o no ser como el resto no implica haber fracasado. Piensa en lo que realmente quieres, apuesta por ti mismo y marca la diferencia.

Piensa en qué te haría sentir tan bueno como los demás

En muchas ocasiones, el complejo de inferioridad viene macado por algo material o algo físico y su falta es lo que puede hace que te sientas inferior. ¿Realmente necesitas eso para ser feliz? ¿No tienes ninguna otra virtud que pueda suplir esa carencia? Por otra parte, en caso de que sea posible, ¿Qué tienes que hacer para conseguir eso que te falta?

En este punto pueden pasar muchas cosas, como que te des cuenta de que realmente no necesitas ciertas cosas para ser feliz, que ciertas cosas que anhelabas no eran más que cosas superficiales o utópicas o, en caso de que sea posible, que encuentres una meta que te estimule a mejorar.

Imagen relacionada

Si nos comparamos con alguien, que siempre sea para salir beneficiados, esto es, darnos ánimos. En lugar de pensar “que nunca podremos llegar a ser como fulano o mengano”. Aún así es importante saber que todos somos diferentes. Algunas veces alcanzaremos nuestras metas y otras veces no. Todos tenemos nuestras limitaciones y es importante aceptarlas, pero no hemos de ponerlas antes de tiempo.

Según una revisión de Gómez Jacinto (2005) “la comparación social es la clave para la adaptación y la supervivencia humana” pero esto no debe llegar a ser un proceso obsesivo. En caso de volverse una obsesión, en lugar de ser adaptativo seria desadaptativo y aquí empezarían los problemas. Es mucho mejor usar la comparación como combustible para evolucionar.

Resultado de imagen para complejo de inferioridad

Mis #Dopaminicos bellos  😀  es importante conocer nuestra esencia, ser nosotros mismos, fijarnos metas, valorar nuestras propias posibilidades y romper nuestros propios límites. Nadie puede pensar por nosotros. Nadie vivirá la vida por nosotros. Vivamos la vida y exploremos posibilidades ¿Crees que los demás han tenido más suerte? Eso nunca lo sabremos hasta que vemos hasta donde llega la suerte que nos ha tocado a cada uno de nosotros.

Me despido con un gran abrazo llenito de energía para cada uno de ustedes ❤ ❤ 😀 Conmigo será hasta el próximo #ViernesDeDopamina ~cambio y fuera~ 😉 😀  😉 

Resultado de imagen para reiki gif

Fuente:

“El complejo de inferioridad” en La mente es maravillosa, escrito por Eva María Rodríguez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s