MENOS PÁNICO, MÁS CONFIANZA

¡Holi holi! 😉 Espero que todo vaya bien, deseo que sigas brindando tu solidaridad y empatía en esta etapa que vivimos. Espero que seas luz 🙂 y aunque tengamos días que bajan la intensidad de nuestra luz, nunca debemos extinguirla 😉

Estos días son de cambio, de unión, fortalecimiento  espiritual y mental. Tenemos poca contaminación sonora, algunos comienzan a gustar del silencio ❤

MANTENER LA CALMA - Instituto Aragonés de la Ansiedad

Pero no podemos negar que nos llega momentos de incertidumbre, en las siguientes líneas abro mi corazón y mi mente de como ando llevando ya tres semanas en cuarentena.

En anteriores publicaciones he compartido sobre la ansiedad y cómo afrontarla, algunos tips para meditar y ser menos ansiosos, mudras, practica de yoga y musicoterapia, ente otras màs. Quizás no lo he dicho directamente, pero te confieso ahora que me diagnosticaron ansiedad, ya hace un poco más de diez años atrás. He pasado por ataques de ansiedad, ataques de pánico, inmovilidad social, congelamiento de emociones, quizás al leerlo se entienda raro pero la ansiedad se presenta en diferentes formas. Estuve en terapia, y lo sigo estando, en ella  me descubrí muchísimo y aprendí a tolerarme 😀 (punto para Mili) Cada cierto tiempo voy a terapia, tanto así que mi terapista ya es casi millonario 😀 (chistechiste) He aprendido muchísimo a controlar emociones, es genial su ayuda profesional 😉

Hoy quiero compartir sobre  cómo afrontar la frustración en este tiempo, cultivando calma y paz  😉  no se despegue de las siguientes líneas ¡NO LO HAGAN!

La frustración empieza cundo nos sentimos atados a algo que no responde a nuestras necesidades, es más, cuando ese algo sale mal. Ante todo esta emoción surge cuando nos dejamos dominar por acontecimientos  externos, sobre los cuales no tenemos un control total, como lo queremos :/

Por eso, es de suma importancia cultivar la calma y la paz con constancia, así de esta manera, cuando inicien momentos de frustración podamos navegar en un salvavidas resistente a las oleadas de aquello que no podemos controlar.

El conocedor y divulgador del zen japonés, Kodo Sawaki, si algo sabía era cómo deshacerse de las cadenas del mundo material. Entre sus enseñanzas están las recolectadas en los extractos de “The Dharma of “homless Kôdô”Ahí podemos hallar algunas pistas sobre cómo eliminar los pensamientos obsesivos que nos hacen presa de la frustración, empezando por la necesidad primigenia que para ello tiene el “regresar a uno mismo”.

Por ello, Sawaki nos dice:

Siéntate firme en el lugar, más allá de toda pregunta acerca de si eres grande o no.

¿Te imaginas poder valorar tu presente más allá de estar pensando qué tan grande eres según los estándares? Eso es lo que proponía este maestro, para quien sólo así las circunstancias se convertían en algo más que una mala excusa para nuestros fracasos. Así que, cuando estés frustrado frente a tu computadora, frente a algún trabajo o frente a alguien, sólo respira el momento y afírmate en el autoconocimiento.

No existen recetas mágicas para vivir una vida feliz y sin frustración. La única manera de transitar la vida, siguiendo las enseñanzas del maestro Sawaki, es cultivando el interior, la calma, y sabiendo siempre que la existencia se basa en contradicciones que nadie puede explicar. ¿De qué sirve, entonces, frustrarse? De nada. Pero es parte del camino. La pregunta es: ¿Podemos evitar frustrarnos? No. Sólo podemos cultivar la paz para evitar que nos gobierne el desasosiego que traen consigo algunos momentos.

En el libro Kodo Ancient Ways, de Kensho Furuya, encontramos una última pista sobre la importancia de evitar a toda costa que todo gire a nuestro alrededor, como única forma de evitar la frustración. Se trata de algo que Kodo Sawaki decía con regularidad:

La mitad de lo que la gente hace en su vida no tiene sentido y es un derroche.

Podrá parecer una perspectiva negativa o desalentadora. Perosólo así el maestro podía llegar al punto que quería. Y es demostrar que aquello de que todo depende de nuestro esfuerzo personal y que mientras más nos esforcemos mejores seremos, no es una ley de vida. De no estar al tanto de ello, la frustración será inminente y constante.

A fin de cuentas, diría el maestro Sawaki, todos nacemos desnudos. Por más nombres, ropas e insignias que nos pongan, y por más papeles y documentos que acrediten nuestra existencia, lo cierto es que seguiremos así: desnudos. Viendo la vida con esa simplicidad es indudable que la frustración y otros sentimientos parecidos, como la ansiedad no es sino una nube pasajera a la cual tenemos que aprender a mirar sin miedo ni despecho, ni mucho menos enojo.

¿Y cómo cultivar la calma? Sawaki lo explica en un hermoso y simple poema, “Zazen poem“. Aquí un fragmento:

Practicando el zazen calmadamente en el dojo. Haciendo a un lado los pensamientos negativos. Obteniendo nada sino una mente sin deseo. Esta dicha está más allá del paraíso.

Del caos a la calma | La vida minimal

Mis #Dopaminicos bellos  😀 me despido con un gran abrazo llenito de energía buena vibrosa para cada uno de ustedes. Que la paciencia, el amor y la salud los llene en este temporal ❤ ❤ 😀 Conmigo será hasta el próximo #ViernesDeDopamina ~cambio y fuera~ 😉 😀  😉 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s